Viajamos al pasado para recordaros algunos de los coches antiguos más emblemáticos de los años setenta y ochenta. Son los modelos que más nos habéis comentado en nuestra cuenta de Instagram coincidiendo con el Día del Padre, los coches que condujeron vuestros padres y sobre los que habéis vivido todo tipo de experiencias.

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
Viajar cuando erais pequeños en el coche de vuestros padres dio pie a todo tipo de anécdotas, que nos habéis hecho llegar a través de vuestros comentarios de Instagram.

Las anécdotas que nos habéis hecho llegar son francamente interesantes. Llama la atención que muchas hacen referencia a la forma de viajar de aquella época. La mayoria de coches en los setenta y ochenta no tenían cinturones en las plazas traseras (no se hizo obligatorio hasta el año 1992) y atrás se viajaba, por decirlo de alguna manera, de cualquier forma.

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
En aquella época se viajaba con el coche, no se hacían simples desplazamientos de un punto a otro. Una parada en el camino era obligatoria.

La ausencia de cinturones podía genera situaciones muy peligrosas, que afortunadamente quedaron en sustos.

Afortunadamente, estos aspectos ya están superados y la seguridad activa y pasiva, así como la educación vial, han evolucionado. Aquí podéis ver un extenso artículo sobre las consecuencias de viajar sin el cinturón de seguridad abrochado. 

Mantenimiento precario en muchos casos

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
Aunque resulte sorprendente, hace unas décadas los coches no tenían cinturones de seguridad. Los de las plazas traseras se hicieron obligatorios en 1992.

Y es que era una época sin ITV,s y el mantenimiento de buena parte del parque de vehículos dejaba mucho que desear.

Los sobrecalentamientos del motor eran habituales, sobre todo porque muchos de estos modelos montaban el motor en posición trasera, con una capacidad de refrigeración escasa. 

Hoy recordamos algunas marcas ya desaparecidas que merecen un recuerdo en nuestra memoria, como Rover, Simca, Talbot o Austin, que tuvieron gran difusión en los años 70 y 80.

A continuación, los 10 coches de vuestros padres con más comentarios recibidos en la cuenta de instagram de Coches.net coches antiguos que en muchos casos se han convertido en coches clásicos con apreciación creciente, no solo sentimental, sino también económica. 

Citroën BX

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
El Citroën BX es uno de los coches más recordados de vuestra infancia. Su suspensión hidroneumática forma parte de una época gloriosa en Citroën.

Uno de los coches antiguos más recordados por vosotros es el Citroën BX, que estuvo fabricándose durante 12 años y que marcó una época en la que Citroën fue reconocida por sus vanguardistas diseños y sobre todo, por la característica suspensión hidroneumática de sus modelos. Montó motores gasolina 1.4 de 72 CV y 1.9 de 123 CV, este en la versión GTI

Ford Fiesta

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
El Ford Fiesta entró en el mercado con mucha fuerza, para hacer la competencia dentro del segmento B.

En el popular segmento B la llegada del Ford Fiesta fue un revulsivo, ya que Ford entró con un modelo muy competente, que logró gran aceptación entre el público europeo, como han demostrado sus ventas y el mantenimiento, hasta nuestros días, de su denominación comercial, que caló hondo. El Ford Fiesta de finales de los años 70 y principios de los 80, el de la primera generación, que se corresponde con el coche de vuestros padres, se fabricó en Alfussafes (Valencia) co motores de gasolina 1.1, 1.3 y 1.6, este último para la versión más deportiva XR2. 

Opel Kadett

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
Otro de los superventas en los años ochenta, en el que muchos de vosotros os desplazábais: el Opel Kadett. La versión GSI se ha convertido en mítica.

El Opel Kadett fue una de las joyas de los años ochenta, especialmente deseada su versión GSI, ahora pieza buscada entre coleccionistas. El Kadett que se popularizó en España fue la última versión de este modelo comercializada por Opel en Europa, antes de ser sustituido por el Opel Astra. Se presentó en 1984 y se vendió hasta 1991, con motores de gasolina de 1.8 litros y 115 CV o 2.0 de 130 CV, que montaba la versión GSI. Incluso se vendió una versión de este mismo motor y 156 CV, una rareza, que vino para hacer frente a la creciente competencia en el mundo de los GTI en aquellos años, con el Volkswagen Golf como principal rival. 

Renault 4

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
Pocos coches han sido tan versátiles y robustos como el Renault 4 o 4L. Muchas familias se desplazaban en este vehículo en la década de los setenta.

Pocos coches antiguos han tenido una vida comercial tan larga como el Renault 4, un utilitario que empezó a fabricarse en Valladolid en 1963 y que alargó sus ventas hasta en todo el mundo hasta 1993. El Renault 4 o 4L fue reconocido por su gran versatilidad. Servía tanto como vehículo familiar, como vehículo de trabajo o incluso como coche de competición (algunas unidades participaron en rallys) y tenía en su robustez una de sus grandes bazas. Montó motores entre 780 y 1108 cc. Con potencias entre 27 y 34 CV, por lo que su economía de uso diario y mantenimiento también era reconocida. Hoy en día es un clásico buscado entre coleccionistas e incluso amantes de rallys de regularidad tipo low cost. 

Renault 5

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
El superventas Renault 5 fue alabado por su robustez, fiabilidad y buen comportamiento. Las versiones especiales para competición son únicas.

Uno de los modelos de más éxito a finales de los años setenta y principios de los ochenta fue el Renault 5, un utilitario muy versátil, atractivo para un público muy amplio, y que se vendió en infinitas versiones hasta la llegada de su sucesor, el Renault Supercinco. 

Su origen es francés, pero se fabricó durante años en Valladolid, en versiones TL, GTL y TS, con motores de 956 cc., 1037 cc., y 1.289 cc. respectivamente. También se vendió una versión TX, con motor de 1.397 cc. Y 59 CV. Las versiones más deportivas que se recuerdan son la Copa, Copa Turbo, Turbo2 y  Maxi Turbo, que lo hicieron mítico en el mundo de los rallys. Renault anunció recientemente el renacimiento del R-5, pero en forma de vehículo eléctrico. 

Peugeot 505

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
El Peugeot 505 es recordado por el confort de sus asientos, su buena habitabilidad y el aire de elegancia que desprendía y desprende todavía.

El Peugeot 505 es otro de lo hoy consideramos un coche antiguo o clásico, fabricado en España, concretamente en Vigo, que tuvo mucha aceptación entre aquellos clientes que buscaban un coche de gran tamaño, cuidados acabados y sobre todo, confortable. Algunos de vosotros habéis destacado esta característica en los comentarios de Instagram. Concretamente, el confort de sus asientos. Peugeot comercializó versiones sedán y familiar de este coche, con motores de gasolina de alta cilindrada (1.8, 2.0, 2.2) y diésel (2.3 y 2.5), ya con Turbo. La llegada del Peugeot 405, del mismo segmento, hizo que sus ventas descendiesen rápidamente. 

Seat 600

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
El mítico Seat 600 fue el coche de familia de muchos de vosotros, a pesar de tener un tamaño reducido.

El coche más popular de finales de los 50 y toda la década de los años sesenta es el Seat 600, un modelo que “motorizó” España y que forma parte del recuerdo de muchos de vosotros. Su primo-hermano, el Seat 850, también es uno de los que más habéis hecho referencia como coche de familia. Y es que tanto el 850 como el 600 dieron origen a la producción en grandes series de automóviles por parte de Seat. El 600 inició su andadura comercial en 1957, fabricado bajo licencia Fiat, y acabó su periplo en 1973. Se vendió en versiones Normal, D, E y L Especial, con motor de gasolina de 4 cilindros en línea y 633 cc., que daba una potencia de 21,5 CV. 

En Coches.net puedes buscar por palabra clave “Seat 600” y aparecerán algunas unidades en venta, a precios a partir de 4.000 euros. Es un clásico muy valorado. 

Seat 124

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
El Seat 124 se convirtió en el coche de la clase media entre los años setenta y ochenta del siglo pasado.

Algunos de las anécdotas hacen referencia al particular gusto que algunos de nuestros padres tenían para decorar el interior de este coche del segmento C que tuvo buenas ventas en España durante la década de los años setenta y ochenta.

Dejando a un lado estos detalles, lo cierto es que el Seat 124 se perfiló como un modelo perfecto para la clase media de la época. Era muy habitable (cinco plazas), potente, fiable y de mantenimiento relativamente económico. 

Seat 131

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
Seat fabricó el 131 bajo licencia Fiat, y tuvo un buen éxito comercial.

De la misma manera que el 600, Seat construyó en España el 131 bajo licencia Fiat, desde 1975. Vino para sustituir a otro superventas y “coche de nuestros padres” reconocido, el Seat 124. Era un modelo de formas elegantes, con muy buena habitabilidad, potente (montaba motores de gasolina a partir de 1.438 cc hasta 1995cc. También fue popular la versión diésel, que llegó en 1978, con motor Perkins. 

Alguna unidad queda en venta en el mercado de ocasión. Puedes verlas en este enlace. 

Talbot Horizon

Coches de la infancia: los coches antiguos de nuestros padres
Uno de los modelos de más éxito de la desaparecida marca Talbot, el Horizon, se fabricó en España durante los años ochenta.

Este fue uno de los hatchback más populares a principios de los años ochenta en España, donde llegó bajo la marca Talbot (en otros países del mundo se comercializó como Chrysler o Simca). Se vendió en Europa entre 1978 y 1987. En 1979 recibió el premio al Coche Europeo del Año. Se fabricó en la planta de PSA en Villaverde hasta el año 1987, cuando fue sustituido por el Peugeot 309. Era un coche atractivo, cómodo, bien terminado, con un interior moderno. Se vendió con acabados LS y GLS, este último con ordenador de a bordo, una novedad aquellos años. Su motor era un 1.9 de gasolina de 65 CV. También se vendió una versión diésel y una versión GT con 90 CV. Al parecer acusaba algunos problemas de corrosión en su carrocería que hace que ahora sea difícil de ver en las colecciones clásicas. 

WhatsApp chat